VERSION IMPRESION

Decoración de la habitación de los niños

La habitación de mi hijo

Para un niño su cuarto es su castillo… Hacerlo cómodo, agradable, acogedor y seguro, es una tarea del hogar divertida y gratificante para toda la familia. Las ideas que hoy ofrecemos están dedicadas a todos aquellos que quieren realizar la decoración de la habitación de los niños.

Dibujos infantiles para muebles antiguos

Esa cómoda de la abuela, que da pena tirar por su enorme capacidad, puede convertirse en un divertido mueble para el cuarto de los chicos si realizamos un correcto trabajo de bricolaje. Se aplica primero removedor para eliminar el barniz viejo, se deja secar, después se lija, se echa tapaporos y, por último, se colorea con pintura plástica lavable de colores brillantes. Una vez seca la pintura, se puede dibujar encima algún motivo infantil. Si no se es muy hábil lo mejor es usar un molde, calcar, o decorar con adhesivos.

Suelo para los pies del niño

El piso de la habitación de los niños debe reunir una serie de características propias. Ha de ser cálido y seguro, porque ellos gatean y andan descalzos; resistente, para que soporte sus juegos y, además, bonito y alegre. La tarima teñida (como la de la foto) da un aspecto muy alegre. El corcho es caliente y desprovisto de aristas. También resulta muy práctico el PVC que imita la madera en colores divertidos.

Una cama para guardar secretos

Los padres habilidosos en las tareas de bricolaje harán esta cama en un abrir y cerrar de ojos. Se trata de colocar una tabla sobre seis cajones tan largos como el ancho de la cama: Los cajones se pueden comprar hechos en negocios especializados o encargarlos a medida en una carpintería.

Un espejo muy completo

Las grandes lunas no resultan seguras en las habitaciones infantiles (pueden romperlas jugando). Un pequeño espejo, redondo u ovalado, sobre un fondo de madera coloreada, dará un toque muy "chic" al cuarto de las niñas. Unos ganchos (autoadhesivos) para cintas, aros y "chucherías", completan el conjunto. Fácil y divertido de hacer.

Un sitio para cada cosa, y cada cosa con su sitio

Para que los juguetes no anden rodando por todas partes de la casa, lo más práctico es adquirir contenedores de plástico de colores, que incluso se pueden apilar y permiten ordenar los juguetes por actividades. También se pueden forrar grandes cajas de cartón con papel lavable o de regalo.